Páginas vistas en total

domingo, 21 de octubre de 2012

Adolescente al fin y al cabo adolescente



Hoy es una noche de invierno de esas en donde: o no sientes ni el juanete del pie derecho, o te pones más melancólico de lo normal, o ya de plano, te dan ganas de que te apapache tu novio imaginario.

     En realidad ya se hizo costumbre en mí que, a eso de la media noche, me ponga a escribir sobre mis dramáticos días o que de plano, me ponga a realizar un sandwich de siete pisos y me quede dormida en el segundo; pero bueno, todo lo hago, es para no pensar en lo que me pudiese pasar al día siguiente.

     Desde que pase por la última “situación amorosa” de mi vida, ya no he pensado en el amor……jajaja ¡mentira! Solo aprendí que, si vuelvo a escuchar una voz afeminada, que provenga de una “cara bonita”, pues, debo correr enseguida. Pero total, en los últimos días he conocido a varios niños y para mi sorpresa, ninguno ha vuelto a flechar mi corazoncito; bueno, en si ya no estoy segura.

     Mi familia piensa que gasto mi tiempo en buscar el "verdadero amor"que para mi edad, todo mi cuerpo anda de caliente; que solo mi nariz permanece en el invierno. Yo digo que ellos nunca me entenderán pues ya que, hace mucho, ellos pasaron por eso la edad de la “punzada”.

     Quizá algún día llegara mi príncipe azul en su corsel blanco como la nieve o bueno, aunque sea un pitufo que se crea príncipe. Pero nada mas no llega nada. Y ya me estoy preocupando. ¿Será que soy yo la del error? ¿Será que me tengo que disfrazar de pitufina o princesa en Halloween? La verdad ya no sé qué hacer.

     Casi sin querer se me sale una lagrimita al ver a una pareja darse un abrazo en estos días bajo cero. A veces, surgen mis dudas al pensar como fue que, me he vuelto tan enamoradiza y que busco esa necesidad de que alguien, como diría mi madre -le de calor a mi corazón-.

     Para seguir con mi drama, mi hermano dice que soy muy teatrera y que, con un simple roce, ya ando llorando y gritando como en película japonesa de terror; que en ocasiones ocurre todo lo contrario y me pongo peor que Rambo en su cuarentava entrega. Solo me queda decirle que soy una simple adolescente que no sabe aun lo que es vivir.

     Tal vez tenga razón, y soy una persona "diferente"; que puede ser que, por esa circunstancia no se me acerquen los niños, o también porque no me entiendan, o les cause miedo, o de plano ya comienzo a cuestionarme con intriga mis cambios de voz….

     En estas noches frías y de depresión comprendí que, no todo es lo que parece y que aparentemente solo soy una mujer en busca del amor o ya ni se, al fin y al cabo, soy una simple adolescente.

 


 

2 comentarios:

  1. Jajajaja, ¡me encanta! Me acabas de arrebatar un par de risas antes de irme a dormir. Muy divertido. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !gracias por tu comentario!
      De eso se trata, de ver la vida con otros ojos. Que bien que te haya hecho reir y te gustara. :D

      Eliminar