Páginas vistas en total

domingo, 11 de noviembre de 2012

"Del olvido al no me acuerdo"


En estas noches de frío polar todo en mi vida ha cambiado. He pensado que yo no soy la única persona con los pies en la tierra, pero el corazón en  otra ser humano, que es fría, valemadres, directa y tan enamoradiza.
     Hace unos días iba caminando por el parque, cuando de repente, sentí como alguien caminaba tras de mi. Me detuve un instante y vi hacia mi espalda, para mi sorpresa, era él. Quede atónita y no podía creer lo que sucedía. Él era la única persona en este mundo que no quería volver a ver en mi vida.
     No sabía que hacer en ese instante y solo lo saludé. Después de más de cinco años  sin vernos, yo creía que yo lo había olvidado. En realidad, solo había entrenado a mi mente para no acordarse de su pasado. Antes de volverlo a ver, yo creía que la vida era eso que pasaba mientras desenredas los audífonos. La verdad, no quería recordar todo el daño que me había causado.
     Sin darme cuenta ya estábamos platicando. En esas casi dos horas y media, jamás pasó por mi mente salir corriendo y dejar mí pasado atrás.
     Julio es su nombre, el nombre por quién yo era como era. Antes de conocerlo, yo era muy amable y cálida con las personas. Quizá, al volver a verlo, había encontrado la respuesta a mis acciones y sentimientos. ¡Claro! Todo por fin era más obvio que las operaciones de Fabiruchis.
     El amor transformado en odio, que algún día me había nacido por él, era la causa de mi frialdad y por qué yo era tan enamoradiza. Después de verlo, mi yo interno quería olvidar el suceso, pero yo sabía que una vocecita dentro de mi gritaba mucho peor que fan de Justin Gay..ber.
     Al hablar con él, entendí que mientras el “primer y único niño de mis sueños” ya había encontrado a otra, yo estaba buscando a un pitufo con complejo de príncipe.

     Me sentí la adolescente más acomplejoapendejada, ya que perdí mucho tiempo buscando una respuesta sabiendo que ya la conocía. Y para acabarla mi corazón y la mente son asesinos a sueldo, ya que cuando uno me dice: “Échate a ese” el otro dice: “Esta mejor el otro”.
     En estas noches en compañía del frío he descubierto que me lleno la boca de palabras de amo, pero que solo estoy enamorada de una idea. Que ni siquiera sé que es el verdadero amor. Lo peor fue que no tuvo vergüenza y me llamó para vernos pasado mañana…
No sé qué haré con este problema. Mi corazón se ha congelado... Lo que conozco como amor ha sido del olvido, al no me acuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario