Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2012

"El amor llega cuando menos te lo esperas"


En estas noches de frío intenso he aprendido que ya no soy la misma. Sin chistar ni un segundo, volví a ver a Julio. El día que accedí a salir con él, puedo jurar que no sentía las piernas y que mi corazón latía más fuerte de lo normal. Por unos instantes no sabía si lo que sentía era miedo, odio, nervios o una colitis tremenda.
                Los dos sabíamos que yo era la única persona en este mundo que lo conocía a la perfección. Llegó tarde a nuestro encuentro. Al momento de comenzar a platicar, él solo me comentaba sobre el trasero de su actual novia y de cómo no dejaba de ligarse a cuanta chava se le ponía enfrente.
                Aguanté 45 minutos aquella historia de terror. Ya estaba harta y decidí retirarme, así que me levanté de mi asiento, le di un beso en su frente y le dije tiernamente: “Un día el Karma te joderá, pendejo”. Al irme de ahí, solo una lágrima cayó por mi mejilla, era una pequeña gota de agua salada llena de amor por mí misma.
Me di cuenta, como dicen: “Más vale tarde que nunca”, qué había desperdiciado palabras de amor por alguien que solo tenía la facha de él todasmías. He decidido hacer una gran reparación a mi frío corazón, ya que no puedo dejar de ser quién soy por una persona que no supo valorarme.
                La semana siguió su curso y como es de costumbre, desperté pidiendo a gritos encontrar mi verdadero amor. Ahora, tengo la certeza, de que si alguien llega a mi vida, sabré lo que quiero y no jugaré con nadie.
                Volví a regresar a aquella cafetería donde descubrí que si tengo guardado aún, un poco de orgullo y autoestima. Después de estar ahí por más de dos horas, sentí que alguien me veía, era el chico que preparaba las bebidas. Se me acercó y me invitó un café y al ponerlo en la mesa, tomó mi mano mientras me decía que no conocía sonrisa más linda que la mía. Por medio segundo de shock creado por sus iluminados ojos, no supe que decir, solamente le sonreí.
                A partir de ese día encontré una nueva razón para ir a esa pequeña cafetería. Desde aquel suceso, mi corazón latió de otra manera, manera que jamás había sentido. Me he preguntado: ¿y por qué no? ¿y si intentas algo nuevo? Quizá él sea el indicado, ese ser humano que le devuelva la calidez a mi ser y que me haga sentir que en mi nariz ya no es invierno. Solamente queda dejarme llevar y confiar en aquella frase que me han dicho tantas veces: “El amor llega cuando menos te lo esperas”.

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario